¡Compártelo!

La ansiedad por comer postres azucarados, a media tarde o apenas una hora
después de haber comido, se presenta con un hambre incontrolable con deseos
de comer algo azucarado que no deja pensar en otra cosa más que en ver como
se consigue lo que supuestamente esta pidiendo el cuerpo. Esto es algo muy
común en las personas que están tratando de comer ¨mas saludable¨ o están
tratando de perder peso. Muchas personas me preguntan si eso es normal, y
generalmente ese comentario va con frustración, porque ese momento no deja
que las personas puedan cumplir con su meta de estar mas saludables o perder
peso.
Esto no se da solo por que si, este tipo de episodios y que se repiten a diario es
una mensaje del organismo para hacerte saber que no esta bien alimentado y
nutrido. Muchas personas con el afán de perder peso rápido o de cumplir
cualquiera que sea la meta, toman decisiones que ayudan a este objetivo, pero
generalmente es castigando la nutrición, quitando tiempos de comida, quitando
algún grupo de alimentos, comiendo muy poco, haciendo mucho tiempo de
ejercicio y comiendo muy poco, etc. Es decir, cuando esto pasa es porque al
cuerpo le faltan nutrientes y tiene deficiencias y en lugar de darle lo que necesita
le da mas alimentos saturados en azúcar refinado y sin nutrientes y se vuelve un
circulo vicioso

La razón mas común es que se se quitan los carbohidratos almidonados y la
cantidad de frutas y verduras no es suficiente, los carbohidratos son la mayor
fuente de energía para nuestro cuerpo, de este grupo el cuerpo obtiene la glucosa
que necesita para funcionar correctamente, muchos órganos del cuerpo la
necesitan, al no tener la glucosa que necesita el cuerpo manda señales
desesperadas, pero uno las confunde y come postres y alimentos poco saludables,
pensando, si el cuerpo me lo pide por algo es. La deficiencia continúa y los
episodios se repiten y la meta de avanzar con la perdida de peso o mejora de
salud se aplaza.

Lo mejor es llevar una alimentación balanceada y nutritiva, con las porciones
adecuadas. Al querer perder peso es mejor reducir el tamaño de porciones en
general, ya que para perder peso hay que reducir el consumo calórico, pero para
nada los nutrientes. Es importante que las frutas, verduras, almidones, cereales,
estén presentes en porciones correctas ya que estas aportan muchos nutrientes y
el azúcar que el cuerpo necesita junto con otros alimentos de igual importancia. El
comer meriendas con frutas en preparaciones dulces saludables ayudan a evitar
esa ansiedad y a seguir adelante.
Recuerda que en mi libro Feliz y saludable amplío estos temas y encuentra recetas
balanceadas y nutricionales que te ayudaran a estar saludable y a cumplir tus
metas.

Por Guisela de Gramajo
Chef especializada en nutrición

¡Compártelo!